twitter instagram facebook
Versión imprimir
20-05-2020

#LecturasConfinadas

El retrato generacional

del cantante de Sidonie

Marc Ros, compositor del grupo barcelonés, sorprende con ‘El regreso de Abba’, su muy bohemio debut en la novela

 

ANTONIO ROJAS (@mapadeutopias)

Marc Ros es de sobra conocido por los aficionados a la música popular. No en vano, desde hace más de dos décadas lidera una de las bandas más sobresalientes de la escena pop-rock española, Sidonie, en la que ejerce como cantante, guitarrista y compositor. Pero no deja de ser un recién llegado en el universo literario, por el que se adentra ahora con una primera novela, El regreso de Abba, que comparte título con el que será el noveno álbum del trío barcelonés. “La novela acaba en el disco o el disco acaba en la novela. Todo empieza y acaba donde tú quieras”, sugiere el autor, a modo casi de trabalenguas, a sus seguidores musicales y literarios.


   Con el trasfondo de un final de verano en la localidad marítima de Cadaqués, el libro quiere ser un canto a la amistad que acaban encontrando sus tres protagonistas, a pesar de las muchas diferencias que aparentemente los separan: Abba, cantante y compositora, que viene de cerrar gira y relación sentimental y que arrastra el dolor y el trauma de haber perdido a sus padres en un accidente de automóvil cuando era adolescente; Hugo, cantante y letrista del grupo Televisores Rotos, un ser autodestructivo, vulnerable, egocéntrico, inseguro y por momentos ridículo; y Domènech, fotógrafo y realizador audiovisual cuarentón, porreta, olvidadizo, patoso y aficionado por igual a las filosofías asiáticas y a las drogas psicodélicas.    


   Subyace también la intención de dibujar el retrato de una generación, la de los millennials, a la que pertenecen Abba y Hugo y que este último describe como la más “apática, haragana, individualista, adormecida e idiota de todas”. Pero qué generación no se ha visto como tal o ha sido mirada de ese modo por las anteriores, porque con ellas comparte, aunque los tiempos sean otros, gritos de desesperación, espíritu de rebeldía, afán de superación, cuestionamiento del orden establecido y tropiezos. Aquellos que derivan del necesario aprendizaje.  


   A la espera de las nuevas canciones de Sidonie, que aún no sabemos qué juego propondrán con el libro, El regreso de Abba contiene también su propia banda sonora. Su repertorio, que bien puede acompañar de fondo la lectura, lo conforman no solo los inexistentes títulos que componen e interpretan Abba y Hugo, sino también aquellas canciones y músicos que desfilan por sus páginas, que no son pocos: desde L’amitié de Françoise Hardy a Se Telefonando de Mina, pasando por After The Gold Rush de Neil Young, Alabama Song de The Doors, Jolene de Dolly Parton o Whats Going On de Marvin Gaye, entre otras muchas ambrosías melómanas.  


   Y como narración que habla de música, del proceso de creación –solitario o, como en este caso, en compañía- y del significado de las canciones (seres conscientes que modifican emociones, que ofrecen refugio a las personas), que es el territorio en el que se viene desenvolviendo desde hace años Marc Ros, hay un momento en que el autor, desdoblado en Abba y Hugo, ajusta cuentas con la tiranía de la industria del entretenimiento y se revuelve contra la supuesta esclavitud a la que someten las compañías discográficas a los músicos. 

   Marc Ros no pierde ocasión tampoco para efectuar algunos guiños literarios o fílmicos y dejar huella de sus aficiones frente a la pantalla. Entre las películas a las que se alude están Érase una vez en…Hollywood, de Tarantino, Doce hombres sin piedad, de Reginald Rose adaptada a la gran pantalla por Sidney Lumet, Matrix, de las hermanas Wachowski, o Banda aparte, de Godard.


   En El regreso de Abba se respira el Mediterráneo de la Costa Brava, se sienten los empujones de la tramontana, se disfrutan las zambullidas en solitarias calas, se contemplan inolvidables atardeceres frente al mar y se transita el Cadaqués más artístico, hedonista y gamberro. Pero son goces engañosos, transitorios, porque no acaba de marcharse en ningún momento un cierto regusto amargo, un sabor a derrota que todo lo impregna, un sentimiento de melancolía entendida como el disfrute de estar triste y la nostalgia por un tiempo pasado, pero no vivido. Un recuerdo, en suma, que no existe. 




 ‘El regreso de Abba' (Suma, 2020). 368 páginas. 17,90 euros

Versión imprimir

Contenidos Relacionados