twitter instagram facebook
Versión imprimir
04-09-2020

#LecturasEnDesescalada

Eusebio Calonge exhuma 

a los personajes de La Zaranda

El dramaturgo jerezano arranca del olvido el pasado de una compañía teatral con 40 años de historia  

ANTONIO ROJAS (@mapadeutopias)

De todos es sabido que la compañía jerezana La Zaranda ha sido capaz de sobrevivir durante 40 años (nació a la vuelta de la democracia) con una propuesta escénica instalada en el riesgo y alejada voluntariamente de los aplausos (abandonan las tablas antes de que el público los prorrumpa)  y los reconocimientos (aunque en 2010 les correspondiera el Premio Nacional de Teatro). Con una dramaturgia propia, de profunda hondura, se ha ganado merecidamente la consideración de colectivo genuino, poco común, pero también extraordinario y sobresaliente. En pocas palabras, una rara avis.


Mucha culpa del respeto ganado la tiene su autor de cabecera, Eusebio Calonge, que firma los textos que el grupo ha representado a lo largo de su historia. El dramaturgo ha vencido el vértigo que siempre produce mirar hacia atrás –que es hacerlo hacia dentro– y ha irrumpido en los archivos del grupo, abandonados al polvo, para recuperar periódicos amarillentos, libretos roídos, fotos grises, acotaciones escenográficas ya inservibles y ajados programas de mano. 


Una labor de arqueología que devuelve a la vida el pasado, que disimula el olvido, que rescata la memoria de un “teatro inestable de ninguna parte”. Y después de deambular entre trampantojos de utilero, restos de atrezo, baúles varados, cajas de cartón maltrechas y éxitos quizá desdeñados, ha resucitado, para sepultarlos a continuación, los fantasmas de quienes transitaron por los montajes de la compañía. Una tarea que ha plasmado en Aquí yacen (dramatis personae). Exhumación y reducción a restos literarios de personajes de La Zaranda.


Por las páginas del libro van desfilando hasta 60 individuos muy particulares. Y no son héroes, no; son despojos, auténtico material de desguace a los que ha quitado la herrumbre que los cubría. Artistas de mala muerte, payasos, cadáveres exhumados, mendigos, prostitutas, feriantes, presidiarios, tramoyistas, literatos (o individuos con ínfulas de tal), locos, pobres de solemnidad y mucha gente de mal vivir. En definitiva, náufragos de una sociedad que prefiere darles la espalda antes que mirarlos directamente a los ojos. Un censo de marginados, un borroso coro de excluidos.


Pero Eusebio Calonge, que ama el riesgo y se siente cómodo en la provocación y el compromiso, no ha querido que permanecieran en el cementerio del tiempo y ha decidido escarbar y remover la tierra, abrir los nichos, airear las salas de necropsias y levantar las lápidas. Así que ahora se escuchan de nuevo las voces de Leandro Lapena, Agustín el Tramoya, Mariameneo, La Culipica o Mariquita la Escurría. 


Rampló, Pampringao, Morras o Doña Tránsito han vuelto a gritar sus lamentos, delirios y fanfarronerías; sus historias de siempre, pero no por ello innecesarias. En este extraño camerino, frente al espejo rodeado de bombillas encendidas, La Rajá, Dolorcitas, Doña Severa, El Metralla o Tío Zurrapa han maquillado las heridas mal cerradas que les provocó la vida. 


En Aquí yacen… no hay retórica y sí un lirismo que reivindica la poética del desgarro, de la derrota y del pesimismo, pero en el que también encontramos alegría y gozo. Por eso, importa poco que hayamos sido testigos o no de alguno de los montajes de la Zaranda. En los singulares y grotescos retratos dibujados por Calonge podemos encontrar jirones de nosotros mismos, señas de una identidad cercana o cicatrices que nos recuerdan que no pocas veces la memoria es una maleta desfondada por las tristezas. 


La casualidad –o quizá el hito de haber cumplido 40 años sobre los escenarios, que no es poco– ha hecho coincidir este libro con La Zaranda, teatro inestable, un documental firmado por los realizadores Germán Roda y Venci D. Kostov y presentado en el 23º Festival de Málaga, recientemente concluido. Tiempos propicios para zarandar y deshacernos de tanta paja.

‘Aquí yacen’ (Pepitas de calabaza & Hiru ed., marzo de 2020). 160 páginas. 16,50 euros

Versión imprimir

Contenidos Relacionados