twitter instagram facebook
Versión imprimir
16-09-2021

#LeerSientaDeCine


Pepa Blanes dirige la mirada a los olvidados en el cine


La periodista reivindica con 'Abre los ojos' el poder del audiovisual a partir de una lectura política y sociológica de series y películas

ANTONIO ROJAS (@mapadeutopias)

Abre los ojos es, además del segundo largometraje de Alejandro Amenábar, el título del que se ha servido la periodista Pepa Blanes (actual jefa de Cultura de la Cadena SER) para recordarnos que detrás de las películas y las series televisivas hay ideología a raudales y mucha, muchísima política. No todo es evasión y entretenimiento, como nos han hecho creer. Ni la mirada sobre los productos audiovisuales que inundan nuestras múltiples pantallas se ha de circunscribir tan solo a consideraciones artísticas o estéticas.


Estas Pelis y series para entender el mundo constituyen un libro incómodo, porque hace preguntas y aporta respuestas a cuestiones que, en la mayoría de los casos, pasan inadvertidas cuando nos sentamos frente a la pantalla. A partir del análisis y la reflexión crítica de numerosos filmes y tramas televisivas, Blanes nos hace caer en la cuenta de cómo se ha reflejado a la clase obrera en la ficción o cuál ha sido el trato que se le otorga a la mujer en el cine. Y las conclusiones no pueden ser más desalentadoras: demonización, caricaturización, discriminación, cosificación… y tópicos, muchos tópicos.


Tampoco es mejor el reflejo que el cine, ese gran creador de imaginarios colectivos, ha venido ofreciendo de la transexualidad, puesto que perpetúa estereotipos o la asocia con sentimientos de asco. ¿Y qué decir de la diversidad racial? No hay que retrotraerse a El nacimiento de una nación o Lo que el viento se llevó para colegir que el racismo es un ingrediente histórico del cine. Desde sus orígenes hasta hoy mismo.


Y así podríamos seguir enumerando todos aquellos aspectos sobre los que la ficción audiovisual ha ido construyendo y difundiendo, gracias a su extraordinario poder, discursos y marcos de pensamiento concretos, interesados. En los diez breves ensayos que conforman el libro, la directora de El cine en la SER y codirectora de La Script (Movistar+) llama nuestra atención sobre la representación que se hace de los pueblos y naciones que no integran Occidente, sobre la manera en que se cuenta el amor (brillante su disección de Pretty Woman). O la perpetuación del conflicto entre el bien y el mal –sin matices, sin grises– en el cine de acción, de espías (la saga de Bond ha sido la recreación de la geopolítica de EEUU y Gran Bretaña) o de superhéroes. 


La autora reta al lector a que no deje de formularse preguntas. Y fija su mirada en los pobres, los vulnerables, los desdeñados; en definitiva, en esa masa informe (pero no olvidemos que mayoritaria) integrada por personas a las que se dibuja sin rostro, que están en los márgenes de la sociedad y de ese relato audiovisual que se transmite desde las coordenadas geográficas occidental. Esos millones de hombres y mujeres apenas intervienen en esa metanarrativa. Y cuando lo hacen, es como si carecieran de alma, derechos, voz o identidad. No se les ha concedido la oportunidad de contarse a sí mismos.


Es cierto que hay excepciones, pocas, a lo que podríamos llamar el relato habitual y dominante. Autores y autoras que decidieron ir más allá y abrir grietas en ese muro monolítico para que entrara la luz. Y es esa minoría valiente, capaz de enfocar con sus objetivos a la mayoría marginada, la que encuentra en este libro un espacio de reconocimiento. Creadores como Ken Loach, Pedro Almodóvar, Spike Lee, Steve McQueen, Alice Rohrwacher, Borja Cobeaga…y también John Avnet o Ridley Scott, quienes se atrevieron a abordar el tema de la sororidad femenina en Tomates verdes fritos y Thelma & Louise.


Pepa Blanes no es amiga de mensajes pesimistas, a pesar de que la situación que describe no tenga nada de halagüeño. Pero avisa de que las historias que nos llegan a través de las pantallas deberían servir para abrir debates en la sociedad. Propone que den cabida a todo tipo de personas y no siempre a las mismas, como ha venido siendo hasta ahora. Y confía en que contribuyan en alguna medida a la construcción de un mundo mejor. No hay que olvidar que las creaciones audiovisuales, además de alentar la evolución de las miradas individuales, también pueden servir para mantener el statu quo o ponerlo patas arriba. Y ella es partidaria, por si no se habían dado cuenta, de la segunda opción.  


Sería muy injusto, por cierto, hablar del libro y no hacerlo de las cinco artistas que lo ilustran con enorme gusto: Cristina Jiménez, Elisa Ancori, Sara Bellés, Laura Rico e Ilu Ros. Ellas y las ilustres María Guerra y Paula Ortiz, en prólogo y epílogo, redondean un volumen para cinéfilos amigos de la reflexión.


‘Abre los ojos. Pelis y series para entender el mundo’ (Fuera de Ruta, mayo de 2021). 232 páginas. 21,00 euros



Versión imprimir

Contenidos Relacionados