twitter instagram facebook
Versión imprimir
07-04-2021

#LeerSientaDeCine

Una moderna odisea homérica
en plena Guerra Civil

Un chaval de 15 años protagoniza ‘La memoria eres tú’, debut literario del barcelonés Albert Bertran Bas, que también acaba de entregar un guion a Filmax


ANTONIO ROJAS (@mapadeutopias)

Más de 80 años después de que finalizara, la Guerra Civil española sigue acaparando un atractivo extraordinario. Y no solo para historiadores (lógico) o políticos, algunos de ellos empeñados en recurrir a ella una y otra vez a modo de ariete de confrontación. Como territorio literario despierta todavía un gran interés entre cineastas o escritores, algo que bien puede corroborar Albert Bertran Bas, que ha decidido adentrarse en él para darse a conocer como novelista justo cuando un guion propio espera a ser convertido en largometraje por Filmax.


La acción de La memoria eres tú, el debú literario de este barcelonés nacido en 1982, se inicia en la Nochebuena de 1937 en la ciudad condal y transcurre hasta mediados de los años cuarenta. El padre de Homero, protagonista y narrador de la historia, desaparece en ese día tan señalado. Comienza entonces la odisea de este joven de familia acomodada, un chaval de 15 años que en primer término intentará cruzar los Pirineos, una frontera en la que muere su madre y donde, por sorpresa, él conocerá el amor en la persona de su salvadora, Cloe. Ella será el contrapunto de toda la historia, la que guíe sus pasos y también la que transforme en frustración su insistente búsqueda de una vida en común. Algo del todo imposible cuando esta valerosa mujer se erija en una de las guerrilleras más perseguidas por el nuevo régimen.   


Relato de iniciación (los conflictos bélicos son un escenario en el que se madura a mayor velocidad que cuando reina la paz, y Homero no será una excepción), La memoria... es también una novela de aventuras, indios, profecías y tesoros ocultos. Al modo de las que tanto gustan al personaje central, aficionado a los libros de Julio Verne, esos en los que encuentra refugio ante tanta sucesión de desgracias. También hallará consuelo en las canciones que compone e interpreta con una guitarra de la que no se separa nunca.


En su lucha por la supervivencia, Homero halla el bálsamo de la amistad en la figura de un ratero de poca monta e inmenso corazón, Polito. Igualmente aprende pronto que las guerras más duras son las que se libran en nuestro interior, y la suya continuará más allá de la fecha que señaló el final del enfrentamiento fratricida. El muchacho cobra conciencia de que las guerras solo sirven para anhelar la paz, para desear aquello que antes dábamos por sentado. ¿No será esta una enseñanza que debiéramos extraer todos de estos terribles tiempos de pandemia? 


Del mismo modo, Homero asimila que siempre hay que luchar por aquello en lo que se cree, pero nunca perder la vida por unos ideales. A fin de cuentas, morir no le da sentido a nada. Ni siquiera a la vida. Y esta, como nos cantaba Labordeta, está llena de banderas rotas, de pérdidas, de desgarros. En definitiva, de derrotas. Aunque, en algunos casos, estés en el lado de los vencedores.


El autor, que se atreve a combinar primera y tercera persona en la narración, no puede sustraerse a la tentación de reclutar para la ficción a un puñado de personajes reales. A lo largo de la peripecia desfilan desde Franco y Hitler hasta Antonio Machado, Ernst Hemingway, Robert Capa, Alejandro Finisterre –el inventor del futbolín– o un tal Joan Manuel Serrat, un mocoso de tres años que se entretiene jodiendo con la pelota en una sala de hospital. A él le regala Homero su apreciada guitarra cuando ya todo está perdido y poco puede encontrar en una España en la que ya nadie le espera y de la que él nada ansía. 


Albert Bertran no es, por lo que podemos comprobar, amigo de dejar el puzle incompleto y con piezas desordenadas encima de la mesa. Por eso cierra el círculo con un epílogo, fechado en 2019, con el que ofrece al lector todas las respuestas que habían quedado silenciadas durante setenta años. Un ya anciano Homero, que ha decidido poner fin a su voluntario exilio americano y regresar a su Barcelona natal, atará los cabos sueltos y nos mantiene así en vilo hasta la última de las páginas. 


‘La memoria eres tú’ (Roca Editorial, febrero de 2021). 480 páginas. 20,90 euros.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados