twitter instagram facebook
Versión imprimir
07-06-2021

#LeerSientaDeCine


Tricicle: 40 años de felicidad (que no ha sido poco)


Un libro/catálogo recorre las cuatro décadas de humor del legendario trío barcelonés, que dijo adiós el año pasado a los escenarios

 

ANTONIO ROJAS (@mapadeutopias)

Los españoles tenemos una visión autocomplaciente y elevada de nuestro sentido del humor, que situamos entre lo más agudo que se estila en el globo terráqueo. Eso sí, siempre que la gracia no nos ataña directamente a nosotros. Porque a veces se nos olvida que los chistes patrios que provocan las mayores carcajadas estaban no hace tanto más próximos a la zafiedad que a la sutileza, a la burla cruel y la mala baba que a la finura. Basta con recordar las antologías sobre gangosos, tartajas, mariquitas, cojos o tolilis, por no citar los que destilan un machismo carpetovetónico que asusta.


Por eso no deja de sorprender (ahí están los estudiosos para explicarnos tal fenómeno) el éxito de Tricicle, prolongado a lo largo de cuatro décadas con una fórmula sostenida en un entretenimiento blanco, irónico, inteligente y sensible, que se agarraba a las situaciones cotidianas como fuente de inspiración. Carles Sans, Paco Mir y Joan Gràcia (el orden de los factores, ya saben...) demostraron que se puede derrochar simpatía a raudales sin lastimar a nadie; que se puede hacer reír sin decir ni mu, sin pronunciar una palabra más alta que otra. Y ello no deja de ser un mérito añadido, dado el ruido que venimos soportando los ciudadanos de este país desde hace mucho tiempo.


Los principios, allá por un lejano y efervescente 1979, no debieron resultarles sencillos a aquellos tres chavales que actuaban en garitos de poca monta y a los que algún que otro ilustre crítico les auguraba un sonoro fracaso. Ahí están las observaciones que Joan de Sagarra les dedicó en 1981 en La Vanguardia, cuando escribió: “en cuanto a imaginación, a ideas, la puntuación que yo les daría es muy baja”, para después subrayar la “falsa e irónica trascendencia” del trío barcelonés. Unos comentarios que quedarían en mera anécdota después de la buena acogida del público al espectáculo de debut, Manicomic (1983), y de la proyección estratosférica que les brindó la aparición en el programa Un, dos, tres…responda otra vez, con el inolvidable (e impagable) sketch en torno a Soy un truhan, soy un señor.


Luego, con mucho atrevimiento, no poco ingenio, un tremendo inconformismo y una gran capacidad de trabajo, Paco, Joan y Carles nos fueron regalando gags y sketches que pasaron a formar parte de nuestro imaginario colectivo, de nuestra memoria sentimental, y que venían empaquetados en sucesivas propuestas escénicas, cada una de ellas coronada por las bendiciones de crítica y público: Exit, Slastic, Terrrific, Entretres, Sit, Garrick y Bits, así como los dos recopilatorios, Tricicle 20 y Hits, con el que nos dijeron adiós en 2020.


¿Qué explicaría esta fiel y sostenida acogida popular a un humor trepidante, fresco, sorprendente, incombustible e ingenuo? Todo provenga, quizá, de que Joan, Paco y Carles hayan cumplido desde el principio con un Decálogo Tricicle que se resume en estos dos mandamientos: “Amarás al público por encima de todas las cosas. Y, sobre todo, nunca le aburrirás”. Los resultados obtenidos a lo largo de estos 40 años, según ellos mismos apuntan, así lo corroboran: "17,7 billones de risas provocadas, 4.231.656 espectadores, 6.196 representaciones, 1 risa cada 8 segundos, 450 teatros visitados, 20 países visitados, 675 risas por espectáculo, 40 aplausos por espectáculo, 300 gags en cada espectáculo…". Como exclamaría algún lector en edad de haber sido ya vacunado: ¡Chúpate esa mandarina!


Como la despedida, anunciada a inicios del pasado año con la culminación de la gira de Hits, se quedó en un coitus interruptus (¡maldita pandemia!), se nos ha brindado una oportunidad de reencuentro con estos tres talluditos practicantes de un humor intergeneracional, sin fronteras y sin ofensas. Desde principios de mayo y hasta el 3 de octubre, en el Palau Robert de Barcelona se les rinde tributo con la exposición Tricicle Clic: gesto, humor, lenguaje, que propone un recorrido por su exitosa y longeva trayectoria.


Y quienes no puedan acudir a presenciarla, tienen la oportunidad de consolarse con este libro/catálogo, profusamente ilustrado, en el que, además de revivir cada una de las aportaciones creativas del trío, se recrearán con los testimonios de admiradores ilustres como Bigas Luna (“Tridente del armamento catalán. Alquimia pura. Higuera, azufaifo y agave”), Eduardo Mendoza (“Tricicle es una mezcla perfecta de sencillez expresiva y perfección técnica”) o Pablo Carbonell (“Si la comunicación no verbal fuera un reino, los de Tricicle serían los emperadores”).

‘Tricicle Clic: gesto, humor, lenguaje’ (Galaxia Gutenberg, mayo de 2021). 200 páginas. 21,00 euros.


Versión imprimir

Contenidos Relacionados