twitter instagram facebook
Versión imprimir
30-09-2022


Primera junta directiva de APDICE, con Tonucha Vidal (de color mostaza) en el centro de la imagen. Foto: Pablo Campbert


Tonucha Vidal

“Los directores de ‘casting’ podemos ayudar a reflejar los cambios que se producen en la sociedad”



La presidenta de la flamante Asociación Profesional de Dirección de Casting de España (APDICE) desvela los principales retos a los que se enfrentan unos profesionales cuyo trabajo resulta fundamental para lograr la igualdad de oportunidades entre actores y actrices



VÍCTOR CABAL

“La figura del director de casting es importantísima en mi vida. Como actriz es evidente, porque trabajamos juntos. Nos necesitamos los unos a los otros. El material del actor es muy sensible. Tenemos las emociones a flor de piel y muchas veces parece que te estás jugando la vida en una prueba”. Son palabras de Carmen Machi, que el pasado marzo ejerció como madrina en la presentación oficial de la Asociación Profesional de Dirección de Casting de España (APDICE), la primera gran organización que agrupa a quienes se dedican a este oficio en nuestro país.

 

   A menudo incomprendidos o no suficientemente representados dentro de la industria, los directores de casting son una pieza clave para cualquier producción audiovisual, el enlace entre el productor, el director, los actores y sus representantes o agentes. “Hace 25 años, cuando yo empecé, pocas personas se dedicaban a esto. Ahora contabilizamos unas 100, de las que unas 50 ya forman parte de la asociación. Con la unión podemos fortalecer nuestros intereses y desarrollar objetivos orientados a visibilizar nuestro trabajo”, explica Tonucha Vidal, una de las directoras de casting más reputadas de España, al frente del departamento en Globomedia desde hace muchos años y presidenta de APDICE. 

 

   Vidal, que ha confeccionado el reparto de series como Los hombres de Paco o El Ministerio del Tiempo y ha participado en las producciones internacionales Wonder Woman 1984 o Rifkin’s Festival, revela los objetivos de la entidad: “La unión, gestión, representación, protección y defensa de los intereses y derechos de las directoras y directores de casting, tanto de ficción y publicidad como de artes escénicas”.


   No es que el gremio estuviera indefenso, pero sí hacía falta un revulsivo, un empuje colectivo para poner sobre la mesa las principales dificultades y desafíos que afronta un oficio no siempre comprendido, ni por los cineastas ni por los intérpretes. Y es que los profesionales que se encargan de la dirección de casting, de esas pruebas que pueden ser frustrantes y agotadoras, se convierten a menudo en la diana contra la que lanzan su enfado quienes no han conseguido el papel de sus sueños. También ejercen en ocasiones como chivo expiatorio si un reparto no acaba de funcionar y si el producto es un fiasco en la taquilla y desaparece a las primeras de cambio entre el maremágnum de las plataformas de streaming.

 

   Algunos actores y actrices consideran que los directores de casting son sus mejores aliados. Otros los ven como sus peores enemigos. Ante lo complejo de esas relaciones, Tonucha Vidal señala la necesidad de no perder “la calidad, la creatividad ni la humanidad en el proceso de creación. Creo que siempre hay que tener el espíritu de mejorar en todos los ámbitos. De lo contrario, acabamos acomodándonos. Es importante mejorar el diálogo entre todas las partes implicadas en el proceso de creación de la obra artística. Hay que pensar en un todo y no en una parte, ya que el fin principal y último es emocionar al espectador. Eso no hay que olvidarlo nunca”, sostiene.

 

   Aunque de los profesionales del casting no depende la decisión final de si un actor o actriz es el más adecuado para un papel, todavía siguen cargando con esa pesada losa. Como conexión imprescindible entre la producción, el guion, la dirección y el elenco de las producciones audiovisuales, deben desarrollar habilidades que no se aprenden fácilmente asistiendo a un máster o una conferencia. “Para la directora o el director de casting es muy importante tener tanto habilidades artísticas como humanas en el ejercicio de su profesión. A nivel humano, es importante trabajar con honestidad, ética y transparencia en todo el proceso, desde el primer hasta el último momento de la creación. Estamos elaborando un código deontológico que pueda servirnos de orientación en nuestra labor”, anota.


   El camino de APDICE no ha sido fácil. Partió del impulso de la Associació de Directors de Càsting (ADC), fundada en Barcelona en 2001, pero sus inicios coincidieron con la irrupción de la pandemia. Las reuniones telemáticas entre los profesionales del oficio se prolongaron durante meses. Y hasta el pasado mes de marzo no consiguieron llevar a cabo la puesta de largo, casi un año después de su fundación oficial. 

 

   En aquel mismo acto de presentación en el que participó Carmen Machi también intervino el cineasta Víctor García León. El director y guionista de Los europeos enfatizó la necesidad de una asociación como APDICE en un momento en el que el audiovisual afronta una coyuntura muy compleja: “Las plataformas digitales son hostiles. Hay que defenderse. Y la única manera es estando juntos”, advirtió.

 

   “El panorama del audiovisual español cambia rápidamente”, explica Vidal, “ahora crece el número de personas dedicadas a la dirección de casting. Gracias al aterrizaje de las nuevas plataformas hay más series de televisión, más programas, más producciones internacionales que se ruedan en nuestro territorio… Apreciamos también la aparición de espacios que albergan tanto pequeñas como grandes producciones teatrales o musicales”. Para ella no es solo una cuestión cuantitativa, sino también cualitativa: “Si miramos atrás, y no en un tiempo muy lejano, vemos el gran salto de nuestras producciones. Tenemos que estar muy orgullosos de ello”. Para facilitar tanto su labor como la de los productores, actores y representantes, uno de sus objetivos a más corto plazo es la creación de una herramienta web que facilite los procesos de casting.


   Otro de los grandes desafíos de APDICE es propiciar mayor variedad en los repartos y la justa representación de la diversidad. “Quienes nos dedicamos a la dirección de casting podemos ayudar a reflejar los cambios que se están produciendo en nuestra sociedad, y así representar mejor la realidad que nos rodea. Al leer un guion con estereotipos o encasillamientos, podemos crear un diálogo con los guionistas, directores y productores para intentar evitar o modificar esos estereotipos en la medida de lo posible. También, al hacer el desglose de personajes, debemos pensar en propuestas de intérpretes de todas las razas y géneros”.

 

   De ello va a encargarse la comisión de Igualdad, Diversidad e Inclusión de APDICE, desde la que se trabaja para crear conciencia entre los asociados. Ya han mantenido encuentros con asociaciones como The Black View (plataforma reivindicativa de los actores y actrices negros en España) o la agencia Zebedee Talent (la de mayor relevancia a nivel mundial en cuanto a inclusión, que busca cambios en la forma de representar la discapacidad y la identidad de género).

 

   Por último, Tonucha Vidal remarca lo necesario que resulta el trato de la asociación presidida por ella con otros estamentos y colectivos del audiovisual español. “Ahora tenemos mucho trabajo que hacer y objetivos que perseguir. Hemos iniciado conversaciones con la Unión de Actores, la Asociación de Representantes de Actores de España (ARAE), la Plataforma de Agencias y Representantes de Actores y Modelos (PARAM), la Asociación de Modelos y Agencias de España (AMAE), la Acadèmia del Cinema Català… Queremos crear un diálogo constructivo entre todos”. De ahí que el lema más repetido durante el acto de representación y en su página web sea este: “Juntos somos más fuertes”.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados