twitter instagram facebook
Versión imprimir
10-12-2020


Los estrenos del 11 de diciembre


‘Estándar’


MISTERIO EN EL SÚPER




ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Tras una dilatada y fructífera etapa como cortometrajista, Fernando González Gómez salta al largometraje con una deliciosa comedia negra que atesora premios en los certámenes de Tarazona y el Moncayo, Madrid-PNR y el de Austin (Texas). Encabezada por Niko Verona y Susana Abaitua, Estándar es una producción de La Dalia Films y Persons Films que se rodó el año pasado en Navarra.


   Tomás (Niko Verona), obsesionado con el orden, trabaja como reponedor y encargado de compras en el supermercado de un pueblo. Laura (Susana Abaitua), la hija del dueño de ese comercio y su amor platónico, desaparece. La gente piensa que ha huido del pueblo que tanto odiaba, pero lo cierto es que la realidad es bien distinta. Intrigas, mentiras y traiciones circulan por un universo de personajes muy particulares que unirá a Tomás y Laura… o no.



Susana Abaitua y Niko Verona


   “Aunque no tiene el síndrome de Asperger, Tomás, mi personaje, con sus manías y sus tocs, entraría un poco en esa categoría. Posee un mundo interior muy fuerte que lo convierte en alguien muy especial”, explica Niko Verona. Nacido en Varsovia y afincado en Madrid, ha intervenido en Tini, el gran cambio de Violetta (Juan Pablo Buscarini) y Yucatán (Daniel Monzón). “Pese a ser Estándar una comedia, Tomás, con sus peculiaridades tan definidas, no se presta a la autoparodia, a la caricatura fácil. Nos interesaba que fuera un tipo muy real”, continúa Verona, cuya andadura en televisión incluye Olmos y Robles, Centro médico, Las crónicas de la litrona o XHOXB.


   Igual de importante es el papel de Susana Abaitua, a quien aplaudimos en las películas 70 binladens (Koldo Serra), 4 latas (Gerardo Olivares), Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico Clavellino) y las series Patria o Sé quién eres. “Laura es desordenada, alocada y dulce. Consigue que Tomás olvide sus manías por amor a ella”, señala la artista vitoriana, próxima a estrenar Los inocentes (Guillermo Benet).


   El padre de Laura es Manuel de Blas, al que vimos en Sordo (Alfonso Cortés Cavanillas). Jesús Vidal se pone en el pellejo del comisario del pueblo después de levantar el Goya al actor revelación por Campeones (Javier Fesser). Alejandro Tous, que aquí interpreta al pescadero del supermercado, fue uno de los protagonistas de La odisea de Vasi (Vasileios Papatheocharis). María Gregorio hace de cotilla oficial y pronto la encontraremos en el reparto de la cinta Ama (Júlia de Paz). Por su parte, Ramiro Blas, el Sandoval en la serie Vis a vis: El Oasis, borda a un carnicero muy ortodoxo. “Estuvimos rodando casi cuatro semanas en Navarra con un ambiente extraordinario, tanto entre los actores como con los técnicos. Éramos una auténtica piña”, recuerda Niko Verona.



María Gregorio y Alejandro Tous


Entretenimiento y reflexión

Estándar cuenta cómo el hecho de destacar entre el colectivo por ser diferente puede convertirte en el primer sospechoso si algo malo sucede”, comenta Fernando González Gómez. Es autor de cortos con reconocimientos en certámenes de todo el mundo, como Happy ending, Downunder, The working dead, 27 minutos La pasajera. “Nuestra película busca entretener al público, pero sin dejar de lado la reflexión sobre los prejuicios, la envidia y los conflictos no resueltos que hacen que las personas caigan en conductas autodestructivas”, aclara.


   Además de rostro indispensable para todos sus cortos, Niko Verona ha fundado junto a González Gómez la productora Fanda Films. “Llevamos mucho tiempo colaborando y nos enorgullece que parte del equipo técnico que ya nos había acompañado en los cortos esté también en Estándar, que es nuestro sueño por fin hecho realidad de rodar y estrenar un largometraje”, expone el actor.


   Todos los personajes, no solo los estupendos protagonistas, están cuidados en esta ópera prima de Fernando González Gómez. Completan un microcosmos de tipos tan misteriosos como costumbristas, tan encantadores como chistosos. Hay química en la pareja que forman Verona y Abaitua, y un deseo de saber más sobre ese comisario pulcro e irónico que compone Jesús Vidal o sobre la cajera cotilla cómicamente seria de María Gregorio. Le deseamos suerte a esta cinta que prestigia al buen cine independiente de nuestro país.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados