twitter instagram facebook
Versión imprimir
14-07-2021

Los estrenos del 16 de julio


‘Ama’

LA VIDA CUESTA ARRIBA



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Una de las mejores cintas del último Festival de Málaga fue esta enérgica y cautivadora ópera prima de la catalana Júlia de Paz Solvas, que se alzó con el Premio Feroz Puerta Oscura a la mejor película. Ama es una producción de La Dalia Films rodada en L'Albir, Alicante, Benidorm y Sevilla. La protagoniza Tamara Casellas (intérprete del corto homónimo previo al largometraje), quien se llevó la Biznaga de Plata a la mejor actriz en el certamen malagueño. 


   Tras varias advertencias, Ade (Ana Turpin) echa a su amiga Pepa (Casellas) de su casa y esta termina en la calle junto a Leila (Leire Marín), su hija de seis años. Pepa trata de convertirse en la persona responsable que nunca ha sido, pero las dificultades empiezan a aumentar. Y nadie quiere ayudarla. Su única posibilidad es fortalecer el vínculo entre madre e hija y luchar para salir adelante.



   “Pepa es una mujer insegura, incapaz de pensar en nadie salvo en sí misma, hasta que se ve en la calle con su pequeña hija. Lo pasa mal, pero quizá aprenda algo importante”, expone Tamara Casellas. La actriz ya ha encabezado la película Desaparecer (Josecho de Linares) y los cortos Cuatro días de octubre (Álvar Andrés Elías), Rocco (Gerard Nogueira), La estación (Javier Chacártegui) o Todas mis avispas (Daria Molteni).


   Destacamos el trabajo de Estefanía de los Santos en la piel de la madre de la protagonista. Conocemos a la artista sevillana por las películas Grupo 7 (Alberto Rodríguez), Tiempo después (José Luis Cuerda), Jaulas (Nicolás Pacheco) o Para toda la muerte (Alfonso Sánchez). “Rosario, mi personaje, se ha llevado siempre mal con Pepa. Ella cree que es por su culpa, así que intenta ayudar a su hija”, comenta De los Santos, quien actuó también en series como El Continental, Secretos de Estado, La peste y Herederos por accidente. 


   En otros papeles consignamos la presencia de la coruñesa Ana Turpin (De púrpura y escarlata, de Juanra Fernández); Manuel de Blas (en Hombre muerto no sabe vivir, de Ezekiel Montes); Pablo Gómez-Pando (Los inocentes, de Guillermo Benet), Chema del Barco (mejor actor revelación en las Medallas del CEC por El plan, de Polo Menárguez) y Marina Marrero. La murciana Leire Marín debuta en el cine a sus seis años dando vida a la hija de Pepa/Tamara Casellas.



La opresión de las mujeres

“Empecé la historia de Pepa en un momento de mi vida en el que no entendía la razón de mi existencia. Las ganas de desaparecer eran el motor de mi día a día. Estaba inundada de miedos, inseguridades y tristezas”. explica la joven directora Júlia de Paz Solvas (Barcelona, 1995). Se graduó en la ESCAC con el cortometraje Ama, que comentamos en febrero de 2020 para la sección de AISGE sobre el pequeño formato. “Mi película nace desde la denuncia contra un sistema que nos exige como mujeres, que nos oprime y nos hace creer que siempre seremos imperfectas”, afirma la cineasta, que escribió el guion junto a Nuria Dunjó López.


   De Paz ha tenido en cuenta películas de sus admiradas Iciar Bollain, Isabel Coixet o Lucrecia Martel para “mostrar los espacios que rodean a los personajes de Tamara Casellas y Leire Marín. Son barrios humildes en los que he buscado la belleza en todo lo que se califica como ‘feo, pobre y sucio’, pues también allí sale el sol, y en esos barrios podemos observar la relación madre-hija llena de inocencia y dureza, de alegría y desamparo, de ilusión y desesperanza”, señala.


   Ama consigue que compartamos el dolor y el abandono que sufre la excepcional protagonista (Tamara Casellas) mientras va de un lugar a otro acompañada de su hija. Siente el desprecio y el rechazo de los que un día la quisieron. Pero también hay en el filme momentos de dulzura incontenible cuando la profunda tristeza de la mujer debe hacer sitio a la alegría natural de una cría para la que el juego y la vida son inseparables. Damos la enhorabuena a esta joven directora por una vigorosa ópera prima en la que se unen armónicamente el fracaso existencial de una madre y los colores vivos de una niña sin velos en su sonrisa.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados