twitter instagram facebook
Versión imprimir
17-02-2021


Los estrenos del 19 de febrero


‘Godot’

PRISIONEROS DE LAS ENCINAS



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

La ópera prima del cordobés Chico Sánchez es un feliz encuentro entre el teatro del absurdo y el cine, entre el drama y el thriller, basado en la obra El Grito, que Sánchez estrenó en 2007. Rodada en escenarios naturales de Los Pedroches (Córdoba), Godot es una producción independiente protagonizada por brillantes intérpretes cordobeses y el reputado actor madrileño Alberto Ferreiro.


   En un paraje remoto se reúne una compañía de teatro formada por actores y técnicos que no se conocen de nada para ensayar El grito, una obra influenciada por la concepción del absurdo del dramaturgo irlandés Samuel Beckett. Se establecen varias reglas que crean un ambiente cada vez más enrarecido y peligroso.



   “Todos los intérpretes demostraron una gran profesionalidad en un rodaje muy intenso que apenas duró una semana”, comenta el director. Entre ellos encontramos a Alberto Ferreiro, a quien conocemos por títulos cinematográficos como Soldados de Salamina (David Trueba), Noviembre (Achero Mañas), La mala educación (Pedro Almodóvar), Las 13 rosas (Emilio Martínez-Lázaro) o Mujeres en el parque (Felipe Vega). Pueblan además su currículum las series Los hombres de Paco, La señora, Arrayán y Velvet.


   También destaca en Godot el recientemente fallecido Juan Antonio Díaz, al que vemos en la piel del director de la obra ensayada. Díaz fue cofundador en los años setenta de la compañía cordobesa Trápala, y más tarde se embarcaría con La Vidriera Teatro. “Conocía a Chico Sánchez por algunos cortos suyos en los que intervine. Me gustaba su forma de trabajar y sus ideas”, declaró el actor en su día. El cineasta asegura que “Juan Antonio hizo un trabajo formidable en la película y que es una enorme satisfacción verle en la gran pantalla como último homenaje”.


   Los demás integrantes del elenco, Rafael Blanes, Nerea Garciolo, Raúl Muñoz, Pilar González y Demetrio Benítez, están vinculados a la escuela de cine y teatro Actúa, fundada y capitaneada por Chico Sánchez en Córdoba. “El estreno de Godot en Madrid y otras ciudades supone una gran oportunidad de promoción y visibilidad para ellos. Quizá sus nombres comiencen a sonar fuera de Córdoba”, señala el director.



Un proyecto de largo aliento

“El rodaje principal de Godot tuvo lugar en noviembre de 2014. A partir de entonces, la labor de montaje y la búsqueda de financiación han sido complicadas”, relata Chico Sánchez. Es autor de las piezas teatrales Entre líneas, El delito, De nueva construcción o la mencionada El grito. “Además de en Beckett, me he basado en el cuadro El Grito, de Edward Munch, para poder reflexionar sobre el comportamiento del hombre y el sentido de la existencia”, describe Sánchez, quien colaboró en el equipo de producción de Entre lobos (Gerardo Olivares). Y no acaban ahí sus ocupaciones: ejerce como crítico de cine en la revista Andalocio y con su poemario La tristeza del vigilante del hipermercado fue finalista en el certamen María del Villar el pasado 2019.


  Confiesa este poliédrico creador que ha aprendido mucho con Godot. “Estoy satisfecho del resultado final. El público busca un cine diferente, que le hable de cosas más importantes o más profundas que la media, se sentirá próximo a la película”. A los de Beckett y Much se suma el influjo de El ángel exterminador (Luis Buñuel). “Los personajes no saben por qué están allí y, aunque lo desean, no pueden salir del espacio cercado de un cortijo. Algo les amenaza, y eso crea tensiones”.


   Chico Sánchez juega con la idea del found footage o metraje encontrado en la leyenda que abre la cinta, lo que incrementa el misterio sobre esos personajes prisioneros de sí mismos, de ese ensayo que realizan por obligación y en el que sufren rodeados de encinas. Tanto Alberto Ferreiro como sus compañeros de reparto contribuyen con sus actuaciones a crear esa magia singular de la unión entre teatro y cine, en la que sobresalen filmes tan conocidos como La noche americana (François Truffaut) o Sin vergüenza (Joaquín Oristrell). Con modestia pero con genio, Godot se inscribe en esa corriente fértil y fascinante.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados