twitter instagram facebook
Versión imprimir
03-11-2020


Los estrenos del 6 de noviembre


‘El verano que vivimos’


PASIÓN EN JEREZ




ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

El coruñés Carlos Sedes es el director de este espléndido melodrama inspirado en hechos reales que protagonizan Blanca Suárez y Javier Rey. El verano que vivimos se rodó durante el otoño de 2019 en Jerez de la Frontera y diferentes localizaciones de Galicia. Se trata de una producción de, entre otras, Mr. Fields And Friends, Atresmedia Cine, Warner Bros. Entertainment España y Bambú Producciones.


   Isabel (Guiomar Puerta), una estudiante de Periodismo de la promoción del 95, investiga una historia de amor imposible que sucedió en Jerez de la Frontera durante el verano de 1958. Fue entonces cuando el joven arquitecto Gonzalo (Javier Rey) proyectó una ambiciosa bodega para su amigo Hernán (Pablo Molinero) y su novia Lucía (Blanca Suárez). Los tres se vieron envueltos en un triángulo de amor, pasión y mentiras que cambiaría sus vidas.



   “Lucía es una típica chica del sur que tiene tanta vitalidad como desparpajo. Ama su tierra, las viñas y la naturaleza”, afirma Blanca Suárez. Ha aparecido en películas como El bar (Álex de la Iglesia) o Tiempo después (José Luis Cuerda) y en las exitosas series Lo que escondían sus ojos y Las chicas del cable. Su partenaire es el gallego Javier Rey, protagonista en cine de El silencio de la ciudad blanca (Daniel Calparsoro) y de las televisivas Fariña y Mentiras. “Mi personaje descubrirá en Jerez que no todo en la vida es estudiar o trabajar, sino que también se puede bailar hasta el amanecer y dejarse llevar por los dictados del corazón”, señala. Su próximo estreno será La casa del caracol (Macarena Astorga).


   El castellonense Pablo Molinero nos ha encandilado últimamente en el filme La ofrenda (Ventura Durall) y la serie La peste. “Hernán quiere reinventar el negocio del vino. Es un optimista nato, seguro de sí mismo, noble y amigo de sus amigos”, describe el actor. A la hermana de su personaje le da vida María Pedraza, la joven actriz que debutó en 2017 con Amar (Esteban Crespo). Después la hemos visto en televisión gracias a las aclamadas La casa de papel o Élite. “En El verano que vivimos soy Adela, una chica que ansía tener libertad, que dejen de verla como la niña pequeña de la familia”, cuenta la artista madrileña.


   No nos olvidamos de comentar el papel de Guiomar Puerta (la periodista que desencadena la historia), quien ha trabajado en las series Derecho a soñar y Terror.app. Y tampoco de Carlos Cuevas (hijo de Gonzalo/Javier Rey), recientemente de estreno en Netflix con Alguien tiene que morir.


   Consignamos por último la participación de Adelfa Calvo, Goya a la actriz de reparto por El autor (Manuel Martín Cuenca), y de Manuel Morón, que pronto estrenará Malnazidos (Alberto del Toro y Javier Ruiz Caldera) e integrante del reparto de Patria (HBO). Ambos interpretan a los padres de Lucía/Blanca Suárez, dueños de una bodega en horas bajas. 



Historia en dos tiempos

El verano que vivimos es una historia clásica de amor en dos tiempos. Como sucedía en películas tan emocionantes como Los puentes de Madison, nos hace pensar en nuestra vida tan ordenada y quizá convencional y en la posibilidad de que pueda llegar alguien para enamorarnos y hacer que tiremos todo por la borda para seguir a esa persona hasta el final”, resume Carlos Sedes. Su primera cinta fue El club de los incomprendidos (2017). “El tiempo que dura una historia de amor, por corto que sea, puede marcar tu vida. Ojalá nos pase, sea el verano de 1958 o el de 1995, pero que sea El verano que vivimos”, comenta. Es también director habitual de series: Gran Reserva, Hispania, VelvetLa embajadaFariñaLas chicas del cable... 


   Resulta indispensable ver esta hermosa historia de amor en la gran pantalla para empaparnos de los paisajes, las miradas y la pasión que retrata con trazo firme Carlos Sedes. Dos intérpretes en la plenitud, Blanca Suárez y Javier Rey, admirados tanto por su talento como por su atractivo, nos guían por este explosivo cruce de amores en el que los bien perfilados personajes de Pablo Molinero y María Pedraza son también importantes. El verano que vivimos es una de esas irresistibles películas de generoso presupuesto (seis millones de euros) hechas para el disfrute del público mientras, al calor de la luz y del vino de Jerez, hierve la sangre de esos personajes heridos de amor.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados