twitter instagram facebook

La Fundación AISGE emprende una colección de dedicatorias videográficas a algunos de nuestros socios y socias más emblemáticos y longevos. Esta serie de reportajes lleva por título MUCHA VIDA QUE CONTAR. Y quién mejor que Pacita Tomás, pionera de la danza española, la que a sus 91 años nos cuente algunas cosas de esa tan próspera vida. Como las conversaciones desternillantes que mantiene con su nieto o la decisión más difícil de su vida: abandonar la primera fila de la danza y consagrarse a la docencia cuando nació su hijo.

 

Maravillosa actriz radiofónica. Verso libre en tiempos difíciles. Ambas cosas ha conjugado Ginzo en sus 98 años de existencia. Perteneciente al cuadro de actores de Radio Madrid desde 1946, encarnó con su voz a los más dispares personajes, seguidos por millones de oyentes en aquella España entregada a las ondas. ¿Quién no tiene alguna referencia del serial 'Ama Rosa'? Aunque menos se prodigaba en la gran pantalla, lo hizo con directores tan insignes como Berlanga, Josefina Molina, Olea... Si su talento ya era motivo suficiente para granjearse admiración, su libérrimo pensamiento la erigió casi en divinidad para su entorno. Porque imagínense el significado de ser de izquierdas y feminista en la posguerra. O de solidarizarse con los presos políticos en las agitadas postrimerías de la dictadura. Pues todo ello lo llevó por bandera esta artista sin arredrarse.     

La serie de minidocumentales de la Fundación AISGE #MuchaVidaQueContar se enriquece ahora con la gran figura del director de escena murciano Ángel Fernández Montesinos, en plena actividad desde aquel primer estreno suyo de 1954, enrolado en las filas del teatro universitario, en plena Gran Vía de Madrid.Suyos son grandes éxitos tan evidentes como "Por la calle de Alcalá", "Mamá quiero ser artista", el homenaje a la radio "Estamos en el aire" o, ya más recientemente, "Antología del bolero". Ahora, con 90 años ya cumplidos, abre las puertas de su hogar para detallarnos proyectos propios que tiene aún a punto para llevar a escena: un homenaje a Quevedo, "Polvo enamorado", o un recorrido desde el chotis al maestro Chueca por las músicas que mejor definen Madrid.

 

"Ni yo misma sé decir qué tecla toco para provocar la risa", confiesa la tierna y carismática actriz valenciana, de 76 años, en esta nueva entrega de "Mucha vida que contar", la colección de minidocumentales de Asia Martín con los que la Fundación AISGE reivindica las grandes singladuras artísticas de nuestros veteranos. Recién superado el "monumental susto" de la covid, Teresa nos abre las puertas de su casa valenciana para repasar una trayectoria que nació de la mano de Albert Boadella o Magüi Mira y en la que solo echa en falta "dominar un poco más el lenguaje del cine". Están avisados y avisadas, amigos directores de 'casting'...

Consiguió comerse su primer bocata de jamón a los 10 años, gracias al dinero que obtuvo con uno de sus primeros trabajos ante la cámara. Todos le llamaban por entonces Luisito, ya le habían echado el ojo Berlanga o Fernán-Gómez y la llamada del cine y el doblaje le condujo a orillar sus comienzos frente al piano, que todavía hoy sigue tocando con destreza. Luis Varela es el protagonista de esta nueva entrega de "Mucha vida que contar", la serie de minidocumentales con los que la Fundación AISGE testimonia su admiración por sus actores y actrices de trayectorias más prósperas y longevas. De Sáenz de Heredia a Álex de la Iglesia, de su papel como pionero televisivo en "Escala en Hi-Fi" (1961-65) al exitazo, ya en pleno siglo XXI, de "Cámera Café". Luisito, ya ahora don Luis, tenía mucho que contarnos.

La culpa la tuvo en gran medida su padre, un amante del teatro que incluso formó parte de una compañía de aficionados. Y las monjas salesianas, que disponían de un salón de actos a cuyo escenario una adolescente Enriqueta Carballeira no tardaría en subirse. Suma seis décadas de oficio y el empeño de seguir aprendiendo, día tras día, cada vez un poco más. “He sido atrevida, he tomado decisiones importantes y me ha salido bien”, recapitula esta maestra "agradecida a la vida" y a una profesión con la que, según dice, se aprende más sobre la condición humana que en un millar de campus universitarios. Aquí está ya el sexto de los minidocumentales de la Fundación AISGE para nuestra colección audiovisual propia: #MuchaVidaQueContar.