twitter instagram facebook
Versión imprimir
28-08-2012

Los actores españoles lloran la pérdida de la gran Aurora Bautista
La Fundación AISGE había concedido en 2010 su máximo galardón honorífico, el Premio Actúa, a la artista vallisoletana


NANO AMENEDO 
El mundo del cine y el teatro ha dicho adiós a la gran actriz vallisoletana Aurora Bautista, que falleció en Madrid de una infección, a los 86 años de edad, en la noche de este 27 de agosto. Bautista sumaba siete décadas de oficio y el 20 de diciembre de 2010 había recibido el Premio Actúa, máximo galardón honorífico de la Fundación AISGE en reconocimiento a toda una trayectoria. Aquella misma noche también fue homenajeado, curiosamente, Sancho Gracia, otro grande de nuestra escena desaparecido este mismo mes de agosto.
El Premio Actúa de AISGE y el de la Unión de Actores a toda una vida, también en 2010, fueron los últimos grandes reconocimientos públicos a una mujer que subió por primera vez a las tablas en el Teatro Español de Madrid, poco después de acabada la guerra. La contienda había dejado una dolorosa huella en el hogar de los Bautista, ya que el padre de Aurora, republicano, fue represaliado por Franco y condenado a vivir a 700 kilómetros del domicilio familiar madrileño. En una entrevista para la revista AISGE ACTÚA, en marzo de 2010, la actriz recordaba así a su progenitor: “Era un hombre demócrata, gran conversador y buen analista. ‘Nunca hables de política y que nadie sepa que eres mi hija’, me decía siempre”.
La actriz Asunción Balaguer, una de las grandes aliadas de Bautista en la profesión, recordaba así a la hoy compañera desaparecida: “Era una gran persona, una gran mujer y una gran actriz. Yo quería ser como ella, pero le llegué a la mitad”. Bautista, gran lectora y aficionada a la lectura, sentía devoción por el Soneto final de Miguel Hernández, que recitó, emocionada, la noche del Premio Actúa.

Para el recuerdo quedarán siempre las grandes interpretaciones de Aurora Bautista para la productora Cifesa, con la que firmó varios años de exclusiva. Su estilo, desgarrado y turbulento, irrumpió con la inolvidable Juana la Loca en Locura de amor (Juan de Orduña, 1948) y se prolongó con Agustina de Aragón o Teresa de Jesús. Y en 1964 llegaría el inmenso éxito de La tía Tula, en la versión del director Miguel Picazo. “Hice a una Tula solterona y reprimida en plena luna de miel. El guion era tan bueno que le dije a mi novio que sí, que nos casábamos, pero a condición de poder hacer la película…”, le reveló a Eduardo Vallejo en la mencionada entrevista para AISGE ACTÚA.
Con Picazo volvería a trabajar en la película Extramuros, pero Bautista prefirió vivir casi retirada de las cámaras y las tablas a partir de 1989, tras su papel en Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda. “Es triste ver a un actor mayor que pierde facultades o se queda en blanco. No quería llegar a eso”, argumentó. Con todo, aún pudimos disfrutar fugazmente de su talento en largometrajes como Adiós con el corazón (José Luis García Sánchez, 2000) o Tiovivo c.1950, de José Luis Garci, en 2004.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados