twitter instagram facebook
Versión imprimir
14-09-2023

Ceremonia de entrega: Madrid, 23 de octubre de 2023




Los históricos Antonio Medina y Jack Taylor, premios Actúa en la categoría de actores clásicos



La XV edición de los galardones rinde tributo a dos leyendas nacidas en 1936 y en cuyas biografías surgen los nombres de Juan Echanove o Marilyn Monroe



COMUNICACIÓN AISGE (@aisge)

Dos figuras veteranas con prolíficas y exitosas carreras, Antonio Medina y Jack Taylor, han sido elegidos por la Fundación AISGE para la categoría de Actor en la próxima entrega de sus máximos galardones honoríficos en. La XV edición de los Premios Actúa, programada para el lunes 23 de octubre en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, hace justicia a estos artistas que nacieron en 1936, uno en la localidad palentina de Carrión de los Condes, y otro en la lejana Oregon City (Estados Unidos).

 

   Maestro de Juan Echanove, a quien dio la alternativa en Inmortal Quevedo, escrita por él mismo, la imponente carrera de Antonio Medina ha tenido especial vínculo con los escenarios. A ellos se subió profesionalmente en 1959 para representar LaOrestiada de la mano de José Tamayo. Eso sí, tampoco ha desdeñado Medina la televisión –participó en series tan populares como Turno de oficioAl salir de clase o Manos a la obra– ni el cine –con el que no ha tenido feeling pese a haber intervenido en una veintena de cintas–. Incluso se ha prodigado como actor de doblaje y empresario y autor teatral. 

 

   Por el contrario, el celuloide ha sido el territorio en el que siempre se ha movido con extraordinaria soltura quien nació con el nombre George Brown Randall y cambió de nombre y país para poder dar rienda suelta a su grandísimo talento. Hablamos de Jack Taylor, rostro habitual en wésterns y películas de serie B y de terror que hicieron las delicias de los espectadores de las sesiones dobles, hoy ya desaparecidas en las salas españolas. Inteligente y versátil, se le quedó incumplido el sueño de trabajar junto a su admirado Orson Welles, pero puede vanagloriarse de haber sido vecino de Marilyn Monroe, haber compartido camerino con Imperio Argentina y María Conesa o confidencias con Shelley Winters.

 

   Los nuevos merecedores de los Premios Actúa, que desde 2009 celebran las carreras artísticas y la integridad profesional y humana en las categorías de actores, actrices, bailarines, actores de voz y Nueva Generación, se irán desgranando a lo largo de las próximas semanas. Lo mismo ocurrirá con los distintos destinatarios de los Premios HazTuAcción, que aplauden la labor de entidades u organismos admirables por su dimensión solidaria y por su empeño en la construcción de un mundo mejor, más justo y más humano. Se revelará también el Premio Pilar Bardem a una personalidad que destaque en la defensa de los derechos de propiedad intelectual.



Antonio Medina

Nacido en el trágico año 1936 en la localidad palentina de Carrión de los Condes, resulta difícil encontrar a alguien que en las últimas seis décadas no haya visto a Antonio Medina encarnando alguno de los centenares de personajes a los que ha dado vida desde que debutara profesionalmente a las órdenes de José Tamayo en La Orestiada. Corría el lejanísimo 1959, y antes ya dio muestras de su valía en el Teatro Español Universitario. Desde entonces, quien hoy se considera un viejo cómico, sintió el veneno del oficio, un cóctel cuyos principales ingredientes son la duda, el entusiasmo, los nervios, el amor…

 

   Ha trazado su fértil y aplaudida trayectoria principalmente encima de las tablas, en las que ha transitado desde los clásicos del Siglo de Oro hasta los del teatro contemporáneo gracias a los mejores directores y rodeado de los mejores compañeros. En la pequeña pantalla desfiló por espacio de teatro televisado Estudio 1 y también por series como Turno de oficioAl salir de clase o Manos a la obra. Y aunque en su filmografía pueden encontrarse 20 películas, siempre ha confesado que el cine y él nunca han formado buen matrimonio. Por si fuera poco, también destacó como actor de doblaje.

 

   En su faceta de autor teatral alumbró Inmortal Quevedo, que supuso la primera incursión de Juan Echanove en el escenario.  Este considera a Medina un maestro del que aprendió la mejor lección: “Gracias a él mataría por esta profesión. Creo que es lo único respetable que hay en la vida”. Y a las nuevas hornadas les deja otra enseñanza: “Un actor debe aprender a escuchar antes que a hablar”.



Jack Taylor

Vino al mundo también en 1936, aunque lo hizo en la muy distante Oregon City (EE UU). Aunque su nombre de nacimiento es George Brown Randall, los espectadores de las sesiones dobles en los cines de barrio le recordarán como Jack Taylor. De mirada profunda y enigmática, ha sido habitual de los wésterns y las películas de terror. Aunque trabajó en Los Ángeles, México y otras partes del mundo, fue en Europa, concretamente en España, donde triunfaría su indudable versatilidad, además de ese porte aristocrático que explotó para dar vida a los villanos de los filmes.

 

   Icono para muchos aficionados a las cintas de serie B, lo cierto es que Taylor trabajó con auténticos puntales de la historia del cine. La nómina es muy larga, pero citamos a Marlene Dietrich, Henry Fonda, Christopher Lee, Klaus Kinski, Rex Harrison, Arnold Schwarzenegger, Mickey Rooney, Richard Burton, Max Von Sydow o Marilyn Monroe, de quien llegó a ser vecino. En España ha compartido rodajes con Imperio Argentina, María Conesa, Alfredo Mayo, Héctor Alterio, Amparo Soler Leal, Victoria Abril, Javier Bardem, Eduardo Noriega. Lo mismo podría decirse de los grandísimos directores, internacionales o nacionales, que le han confiado papeles: de Milos Forman a Pilar Miró, de Roman Polanski a Vicente Aranda y, lógicamente, de Jess Franco a Amando de Ossorio.

 

   Instalado en Madrid desde hace décadas, recibe el reconocimiento de sus compañeros de profesión con este merecidísimo Premio Actúa.

Versión imprimir