twitter instagram facebook

'Tú no eres especial', la serie de Estíbaliz Burgaleta para Netflix, toma la adolescencia como esa etapa de retos y dudas, una especie de viaje emocional para cualquier chico o chica. Escanea ese periodo en el que todos aspiramos a ser eternos y especiales, y apuesta por la sencillez para transmitir lo complejo y el revoltijo de emociones que se da entre los personajes. Los encarnan Dèlia Brufau (Amaia, la protagonista), Óskar de la Fuente, Ainara Pérez, Jaime Wang o Gabriel Guevara, y todos estos jóvenes son puro desparpajo, atractivo y originalidad.

¿Te imaginas que una noche te acuestas viendo el penúltimo capítulo de 'Rapa' y al día siguiente te encuentras con que Movistar no funciona? Desconcertado, intentas acceder a Netflix, HBOMax, Amazon Prime Video, Filmin, Apple TV… y nada, ninguna plataforma funciona. ¡Es el fin del mundo!, gritarán unos, mientras que otros vocearán: ¡Es un nuevo mundo! Los suscriptores caen y eso provoca que las plataformas recorten en todos los sentidos y que su modelo de éxito con la pandemia se tambalee. Imaginemos que se vuelven a poner de moda los videoclubes como sucedió en los ochenta. Y, ya puestos, fantaseemos con que el público acude de nuevo en masa al cine a perderse de la realidad durante un par de horas.

Hablador, irónico, educado, Fernando Méndez-Leite no soporta las imposturas ni las mentiras y sabe que en cierto modo las mentiras de las películas son más verdaderas que las verdades de la vida. La Academia no podría haber encontrado un presidente más idóneo, un hombre tranquilo y conciliador en el casi siempre movido océano cinematográfico. Aún hoy es un niño grande que sigue prestando atención al maravilloso encanto de lo pequeño, incluso de lo banal; ese niño que sabe que el cine alienta un estado de ánimo en el que sentirse mejor y más puro y verdadero.

Dices Penélope y automáticamente tu interlocutor piensa en esta actriz enorme. ¿Cómo se mide la grandeza de un intérprete? Me dirán que por la calidad de sus interpretaciones. Pero también por su evolución, por su crecimiento, por no parecerse a nadie, por ser maleable e inconfundible a la vez, por ser carismática, por dominar cuantos más registros mejor y ser reconocida y apreciada por sus compañeros y compañeras. Penélope es la quintaesencia de la belleza de mujer real, cercana. Admirada por su talento pero también idolatrada, como una estrella del cine clásico. Es una funambulista que camina entre el mito inalcanzable y la más terrenal de las mujeres.

No hay expresión más popular que el cinematógrafo. No todo es Albert Serra ni Béla Tarr ni cine de arte y ensayo. Y una de las cosas más maravillosas que favorece el cine es precisamente ir con tus hijas o con amigos a disfrutar un par de horas, olvidar el ruido que hay en el exterior. Los 'Padre no hay más que uno' de Santiago Segura tienen el poder terapéutico de la risa, son agudas, afiladas en su observación del comportamiento humano, en las relaciones entre padres e hijos, en los comportamientos afectivos y sin estupideces de lo políticamente correcto. Segura e alguien al que deberías estar aplaudiendo desde hace mucho tiempo, porque lleva al público al cine y nos hace felices de compartir unas horas en familia, sin móviles ni interrupciones.